Seguridad Activa: Los Frenos y Neumáticos

 

 

FRENOS
• Los frenos son elementos de seguridad activa del vehículo.
• Los automóviles cuentan con dos sistemas de frenos que actúan de forma independiente.

tip_2_01

  • Controla que los frenos actúen de forma pareja sobre las cuatro ruedas.
    • Si están mal ajustados, en una frenada brusca el efecto irregular puede hacer que el vehículo se desvíe hacia un costado.
    • Si circulas por una calle inundada, o has lavado el vehículo recientemente, debes eliminar la humedad, frenando en forma reiterada y suave.

Líquido de freno

  • Revísalo periódicamente según las indicaciones de fabricante.
    • El líquido de freno no se consume y si disminuye es porque hay algún defecto mecánico.
    • Si el nivel está bajo, puede causar un accidente.

 

Evita fallas en los frenos

  • Revisa posibles grietas en las mangueras por las que circula el líquido de frenos, vigilando que no hayan manchas en el suelo.
    • Cambia todo el líquido de frenos en los plazos indicados por el fabricante del vehículo.
    • Revisa periódicamente el estado de discos y pastillas de freno.
    • Atento ante ruidos producidos por su uso.

 ABS

  • El sistema de frenado antibloqueo (ABS) detecta el instante cuando las ruedas se bloquean y reduce la presión sobre los frenos, aunque se mantengan presionados a fondo.
    • Permite que las ruedas sigan girando y que el conductor mantenga el control sobre la dirección del vehículo en caso de un frenado brusco.

NEUMÁTICOS
• También son un elemento de seguridad activa del vehículo.
• Son los que requieren mayor revisión por parte de los conductores.

 

Dibujos o surcos

  • Para su óptimo frenado, agarre y direccionalidad, los dibujos o surcos de sus bandas de rodamiento deben tener una profundidad aconsejable mínima de 3 mm.
  • En caso de pavimento mojado, el agua se evacúa a través de los surcos, lanzándola hacia fuera de la zona de contacto con el suelo.
    • La profundidad mínima permitida es de 1,6 mm.

ImprimirDesgaste

  • Se debe revisar regularmente la presión de los neumáticos.
    • El desgaste irregular de los neumáticos se puede deber a problemas de alineamiento, amortiguación o que no tienen la presión adecuada.
  • La presión de los neumáticos se debe controlar cuando éstos estén fríos si no, se tendrá una presión inferior a la adecuada.
    • Es recomendable que la rueda de repuesto tenga una presión superior a la indicada por el fabricante, ya que el aire se va perdiendo con el tiempo.

 Recomendaciones

  • Si al ir conduciendo se revienta el neumático trasero, debes girar el volante hacia el lado en que se desvía la cola del vehículo.

    • Si al ir conduciendo se revienta un neumático delantero, debes frenar de forma suave sosteniendo el volante firmemente.
    • Situaciones como circular con carga o por pavimento en mal estado, pueden acelerar el desgaste de los neumáticos.

tip_2_04

 

 

 

 

 

 

 

 

Seguridad Activa: Los Frenos y Neumáticos